jueves, 8 de marzo de 2012

Penas encimadas

Voy a decirlo de entrada
para el que quiera entender:
Son penas muy encimadas
el ser pobre y ser mujer.

Trabaja toda la vida
apenas para comer.
Tiene las penas del pobre
y más las de ser mujer.

La rica tiene derechos,
la pobre tiene deber,
Ya es mucho sufrir por pobre
y encima por ser mujer.

Está tan desamparada
y es madre y padre a la vez.
Derechos, ni el de la queja,
por ser pobre y ser mujer.

Se hacen muchos discursos
sobre su heroísmo de ayer.
En el papel la respetan.
Pero sólo en el papel.

Y lo repito de nuevo
para el que quiera entender:
Son penas muy encimadas
el ser pobre y ser mujer.
Carmen Soler
(Poeta y revolucionaria paraguaya)

1 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad, me diò un dejo de tristeza y alegrìa. Sentimientos encontrados generados por la generalizaciòn por un lado y -hay que reconocerlo- el espìritu de lucha de la autora por el otro. Quiero creer que el mundo de la mujer pobre ofrece algo mas que penas encimadas, si bien es innegable que existen penurias incontables. Es el sintir definitivo lo que perturba al lector, la sensaciòn de "ante esta doble circunstancia està todo dicho, sin escapatoria".
De todos modos, muy interesante. Gracias por compartirlo.

http://contadores.miarroba.com -->